Mi tío adoptivo ya sabía que yo era un cornudo manso, después de quedar soltero y vivir solo, no tardó en empezar a venir a mi casa